Defendamos la vida de los jóvenes

28/10/2020
Por: Laura Marcela López Velásquez (Twt: @laura827_)
Coordinadora General INCIDE

Este último año hemos sido testigos de cómo la vida de miles de jóvenes en el país se ha apagado. Según el Instituto Nacional de Medicina Legal, han sido asesinadas 3.372 personas que tenían entre 15 y 29 años. Muchas de estas muertes seguramente están siendo investigadas por las autoridades correspondientes, mientras otras tantas sólo quedarán en la memoria de sus familiares quienes desde todos los lugares de Colombia reclaman justicia. 

Pero, ¿por qué matan a los y las jóvenes en Colombia? De forma reiterada hemos visto en los noticieros cómo señalan a los jóvenes de participar en el conflicto armado y ser un sujeto victimario. Sin embargo, es necesario realizar un análisis más profundo de cada uno de los proyectos de vida de esos 3.372 jóvenes, preguntarnos si estudiaba, trabajaba, cuáles eran sus pasiones y qué lo motivaba a levantarse cada mañana. Así, comprenderemos que como sociedad le hemos fallado a nuestra juventud.

Desde INCIDE, estamos comprometidos a seguir trabajando por el fortalecimiento de habilidades de construcción de paz, diálogo, empatía y respeto, y reconocemos en los y las jóvenes agentes transformadores de sus territorios. Hacemos un llamado al Gobierno Nacional, a los entes territoriales y a demás organizaciones de la sociedad civil a que protejamos la vida de nuestras juventudes, brindemos las garantías necesarias para que puedan realizar sus vidas con dignidad. Para ello es indispensable lograr extender las oportunidades existentes en trabajo y educación al 100% de la población joven, para que en unos años logremos el sueño anhelado por muchas generaciones de vivir en una Colombia en paz. 

Pensar en el que los jóvenes del país puedan desarrollar sus proyectos de vida, es pensar en las Manuelas, Carlos, Santiagos, Saras, Valerias, y todos aquellos jóvenes que sueñan, creen en sus municipios, quieren llevar a cabo sus proyectos políticos, ser escuchados y sobre todo involucrarse en la toma de decisiones para labrar un mejor futuro para su generación.

Finalmente, hacemos un llamado a los jóvenes colombianos y colombianas a luchar siempre por la vida digna de la juventud, por el reconocimiento de su diversidad, de sus valores, alegrías y pasiones, y para que desde el diálogo sigan promoviendo la construcción de paz en cada uno de sus territorios.

Cerrar menú